martes, 11 de mayo de 2010

AUTORREGULACIÓN EMOCIONAL


Durante la adolescencia es probable que algunos jóvenes experimenten estados de ánimo cambiantes. Debido a que experimentan variadas situaciones y a que en algunos casos,los adolescentes no cuentan con todos los recursos internos para enfrentarlas, muchas veces se producen estados de ánimo distintos, que hacen que muchos jóvenes cambien "de humor" con frecuencia.


1 .Las Emociones y la autorregulación Emocional

Nuestros estados de afectivos son parte importante de nuestras características psicológicas. Las emociones tienen tres niveles de expresión: cognitivo, psicofisiológico y conductual y se manifiestan en forma paralela. La regulación del comportamiento emocional afectará a estos tres niveles de respuesta, es decir afecta a lo que pensamos, la activación fisiológica del organismo y cómo nos comportamos.Por ejemplo, una persona tiene que salir a hablar en público y se encuentra muy ansiosa ( estado emocional) tendrá pensamientos del temor (no me va a salir bien, se van a burlar de mí y me llamarán fracasado, etc.) tendrá una activación fisiológica particular ( palpitaciones en el corazón, sudoración de manos, exceso de salivación,etc)todo lo cual afectará a su comportamiento ( tartamudea al hablar, deja caer los papeles que tiene en las manos, o en algunos casos se desmaya o decide no enfrentar la situación).
La autorregulación emocional es un sistema de control que supervisa que nuestras experiencias emocionales se ajusten a nuestras metas de referencia. Implica la capacidad de sentir, entender, controlar y modificar los estados de anímicos propios y ajenos. Esto a su vez, se subdivide en otras habilidades que pueden ser clasificadas en dos grandes dimensiones:
  • INTRAPERSONAL
Que comprende tres habilidades:
  1. La autoconciencia
  2. El control emocional y
  3. La capacidad de motivarse y motivar a los demás.
  • INTERPERSONAL
Que comprende dos habilidades:
  1. La empatía y
  2. Las habilidades sociales.
2. Asertividad

La autorregulación emocional se complementa con una habilidad llamada asertividad, que se define como aquella personal que nos permite expresar sentimientos, creencias, opiniones y pensamientos en el momento oportuno, en forma adecuada y sin negar ni desconsiderar los derechos de los demás.
La asertividad permite expresar lo que uno siente , quiere y piensa sin sentirse incómodo al hacerlo. Esto se hace siempre tomando en cuenta tanto a uno mismo como a los demás y, por lo tanto, una persona asertiva tiene más posibilidades de establecer relaciones positivas con las demás personas que otras que no lo son


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada